Principios esenciales de la gramática inglesa

Principios-esenciales-de-la-gramática-inglesa

Un símil bastante habitual en la enseñanza de idiomas es aquel que identifica aprender un nuevo idioma con aprender a conducir un coche. Así, lo primero es explicar la teoría básica del automóvil, dónde está el acelerador, cómo se embraga, cuándo frenar,… pero no es hasta que automatizas el cambio de marchas que no te sueltas realmente.

Pues bien, al aprender un idioma, empiezas con esa misma teoría básica que te da las herramientas necesarias para empezar a expresarte, y en este caso, la palanca de cambios que engrana las marchas es la gramática inglesa.

Aprender los principios esenciales de la gramática inglesa es un paso fundamental para llegar a dominar el idioma y la única manera de llegar a controlarlos es la repetición continua .

La mejor forma de empezar a estudiar gramática inglesa es centrándose en dominar el verbo to be. Controlar este verbo es esencial para poner unos pilares sólidos a nuestros conocimientos, ya que la gramática inglesa gira en torno a su figura y por ello resulta esencial repetir incansablemente su conjugación hasta que su uso resulte natural, sin titubeos ni dudas.

También es esencial saber diferenciar entre verbos regulares e irregulares. La mayoría de libros de gramática inglesa suelen incluir un listado con los verbos irregulares más habituales y su conjugación. Saber usarlos correctamente es una de las cosas que más fácilmente diferencian a aquellos que realmente hacen buen uso  del idioma de los que no.

Además, hay que conocer las diferencias entre to be y el resto de verbos, como por ejemplo, que mientras que la mayoría de verbos utiliza to do como verbo auxiliar a la hora de realizar preguntas o negaciones, to be tiene su propia conjugación, diferente a todas las demás.

Otro caso especial es el de los phrasal verbs, que al añadir una partícula cambian su significado con respecto a su forma original, lo cual suele causar muchos problemas entre los principiantes.

Finalmente, la mejor recomendación que puede recibir un alumno sobre la gramática inglesa no es otra que el practicar hasta la saciedad los cinco tiempos verbales básicos: el presente, el presente continuo, el presente perfecto, el pasado y el pasado continuo.

Estos son los principios básicos de la gramática inglesa y una vez interiorizados, el resto vendrá rodado. Igual que cuando  vas en coche y te limitas a disfrutar de la conducción sin tener que pararte a pensar  en cómo lo estás haciendo.