7 maneras de animarse a la hora de estudiar inglés

Cual-es-la-mejor-manera-de-aprender-ingles-en-casa

Estudiar inglés puede resultar monótono y tedioso. Por ello, quienes necesiten un empujoncito extra para aprender un nuevo idioma, pueden encontrar interesante  conocer algunos trucos que permitan amenizar el estudio.  Si formas parte de ese grupo de gente, no dejes de leer las siete mejores maneras de animarse a la hora de estudiar inglés.

Busca un compañero de aventuras.

Tener una persona que te acompañe a la hora de aprender inglés es un apoyo y además aporta un punto competitivo que estimula el aprendizaje.

Diviértete.

La enseñanza de idiomas está demasiado orientada a la gramática, lo cual hace que muchos terminen por aborrecer esta materia. Pero estudiar inglés no se limita sólo a esto. Busca actividades que complementen el estudio. Mira series de televisión, lee la prensa, participa en foros ingleses,…

Apúntate a una academia.

Para muchas personas que son incapaces de elaborar un planning de trabajo por sí mismas, el apuntarse a una academia es la mejor manera de animarse a estudiar inglés. Tal vez no sea lo más divertido, pero introduce un punto de obligación que va muy bien en según qué casos.

Pasa un tiempo en el extranjero.

La inmersión lingüística está reconocida de forma casi unánime como la mejor manera de aprender un nuevo idioma. Permite aprender más rápido con menos esfuerzo y permite unir estudios y diversión. Una estancia no es sólo estudiar inglés, también es conocer otros lugares, hacer nuevos amigos o disfrutar de la sensación de descubrir una cultura diferente.

Aprende fuera del aula.

Estudiar inglés no tiene porqué limitarse a un libro, una pizarra y cuatro paredes. Puedes buscar la letra de las canciones que te gusten y aprendértelas o intentar traducirlas. El cerebro es mucho más receptivo a esos conocimientos que a los que se le intentan imponer de manera obligada y sistemática.

Apóyate en un profesor particular.

Un profesor particular nativo te puede ayudar a estudiar inglés desde una perspectiva diferente, mucho más práctica y menos rígida, pero a la vez también te obligará a mantener unos hábitos de estudio y unas reglas de disciplina.

Usa el inglés siempre que puedas.

Esto es fundamental. Estudiar inglés no acaba cuando haces un examen o un ejercicio. Dar uso a lo aprendido intentando orientar a un turista perdido o conociendo a gente extranjera en alguna fiesta te dará la verdadera dimensión de la utilidad de todo tu esfuerzo.